Políticas de la discapacitación y aceptación fantasma: limosna sí, trabajo no.

En 1963 Erving Goffman, en Estigma, La identidad social deteriorada, señalaba que en las sociedades occidentales existía una fuerte ambivalencia respecto a la persona con discapacidad. Si bien por un lado, en un plano formal, se la reconocía como miembro pleno de la sociedad, en la práctica, la reducción de la discapacidad a un estigma físico

Continuar leyendo »